25/6/13

DOS MODELITOS DE VERANO

Holaaa, hoy me he encontrado algunas fotos de mis "niñas" con unos modelitos que les hice el año pasado. Así aprovecho y os presento a mi pelirroja, que, aunque no tenía nombre, ahora se llama Aileen, como la prota de mi nuevo libro :P
Tengo que hacerle una foto con su vestido original para que la veáis, pero hoy os enseño este pichi vaquero con un sombrerito que le hizo mi mami. El vestido se lo hice yo, claro, muy mono él jeje Me encanta esta muñeca, creo que es la más guapa de todas :D






Y a esta rubiaca creo que no la conocéis tampoco. Es la edición más antigua que tengo, del 2004, si no me equivoco, y la tengo repe :P Lo sé, estoy como una cabra, pero es que la pilé muy baratita y no me pude resistir. Ella es una Nancy de Comunión, y este vestido ibicenco se lo hice yo. Os la enseño con las trencitas, y después con el pelo tal como se quedó cuando se las solté, me encanta :D




Y hasta aquí mi desvarío de hoy. Estoy como una chota, lo sé, pero para qué quiere una coleccionar algo si no lo enseña, ¿no?

ADIOOOSSSSS!!!!!

21/6/13

MARCAPÁGINAS QUE DEJAN HUELLA

Hola!!!!

Como hoy me siento un poco sentimental (no me preguntéis por qué porque no sabré contestar) os voy a enseñar unos de los marcapáginas de mi colección que más hondo me han calado.
La verdad es que huella me dejan todos los que me han regalado, porque el hecho de que me los regalen me indican que pensaron en mí. Me encanta cuando mi madre viene de un viaje y me saca su bolsita de souvenirs llena de marcapáginas :D Y también cuando me los regalan mis amigos, dedicados por detrás.

Pero hoy concretamente estaba pensando en estos.

El primero es especial porque llegó por correo para mi pasado cumpleaños. Me lo hizo mi Mara con sus manitas y vino con una cartita en un sobre negro :D; eso ya vale un millón, pero es que además está cojonudo. Es precioso, ¿o no? Es una artistaza y la adoro.



Y los siguientes fueron un sorpresón que me esperaba la última vez que fui a mi pueblo. Pero esta vez no eran de mi madre. ¡¡¡Eran de mi hermano!!! Sí, entre exclamaciones, porque, que sean del Hobbit... uf!!; que en uno de ellos salga Aidan Turner... uf, uf!!!; pero que mi hermano los comprara porque sí, porque le dio la gana, porque los vio y pensó en mí.... eso es lo más maravilloso del mundo y no hay "uf" suficientes para expresarlo :D

Además son una pasada, lástima que mi cámara sea un bodrio y no se aprecien los detalles. Os comento que viene en un plástico, con un decorado de la peli y que, por supuesto, no los pienso sacar de él, así que las fotos se estropean con el brillo :P , pero bueno, para que os hagáis una idea.

Aquí todos juntos con su envoltorio.

Uno de Bilbo de espaldas
Uno de la compañía de Thorin (véase a Kili muy mono él a su lado).
Y por último uno de la puerta de Bolsón Cerrado y otro de Radagast.


¿A que son molongos? Pues nada, ahí se quedan hoy mis desvaríos locos, espero no haberos aburrido demasiado :P

¡¡¡¡ADIOSSSSSS!!!!!

10/6/13

MATERIAL WORLD

Hola, hoy me apetece escribir esta entrada medio reflexiva medio psicológica que... ¡que noooo, mentira!!!! Escribo esta entrada porque me muero de ganas de enseñaros lo que me he comprado jejeje

Bueno, en realidad un poco reflexiva sí es. Y es que esta mañana comentábamos mi hermana y yo que a veces una se siente como si estuviera incompleta. Es difícil explicar, aunque supongo que a todos nos habrá pasado alguna vez. Es esa sensación de espera; como si algo bueno estuviera por venir, pero nada pasa, como si nos dijéramos: "Jolín, yo creo que tiene que haber algo más". Y sin embargo, si lo piensas, realmente tienes cuanto necesitas y quieres.

Pero a veces una se siente así, la única manera de describirlo en mi caso es "chof". Mi hermana se sentía así esta mañana. Yo llevo así varios días. ¿Por qué? ¡Buf!, ¿a saber? Supongo que a veces me entra el agobio y me impaciento, me desespero de ver que los días pasan y mis sueños siguen lejos de cumplirse.

Aunque tampoco creo que realmente sea eso, no lo sé. La cuestión es que vuelvo a tener insomnio y paso demasiadas horas pensando; y estoy tan ñoña que me da pena hasta haberme terminado "El temor de un hombre sabio" y no tener una tercera parte para leer, os podéis imaginar en que estado de estupidez me encuentro :P ¿No os ha pasado que os enamoráis de tal modo de un libro que os cuesta escoger otro después?, pues eso es lo que me pasa. ¡Echo de menos a Kvothe! (Por eso me estoy haciendo una fofucha de él, una para mí, que, aunque no os lo creáis, no tengo ninguna)

Y a qué viene todo este rollasco sentimentaloide, pues a la solución que yo le daba a mi hermana contra ese estado patético de depresión no justificada: ¡comprarse un caprichito!!!!! Que sí, que sí, que estamos en crisis, que no hay dinero, bla bla bla, pero es que a veces un capricho es una gran inversión. Y no hablo de un crucero por el Mediterráneo, ni un collar de diamantes, no. Basta una cosa sencillita, pero de esas que te arrancan una sonrisa y la dejan ahí todo el día (incluso más).

Y esto nos lleva a mi sonrisa de hoy. Sí, he sido mala, me he comprado mi caprichito. Y cuando ha venido el mensajero me ha hecho muy feliz :P
Aquí lo tenéis, mi merecidísimo regalo (porque por supuesto yo lo valgo): una sesión intensiva y exclusiva de Aidan Turner. Y diréis, "le ha dao fuerte a la pirá ésta". Estoy completamente de acuerdo, muy fuerte, pero qué le vamos a hacer.




Así pues, esta es mi absurda reflexión de hoy: soy 28 euros más pobre, pero tengo una sonrisa de las que dejan agujetas. Por no hablar de largas horas de vampiro sexy macizo y de Dante Gabriel Rosetti que quita el sentío; varios vídeos de contenidos extras, y muso de sobra como para terminar mi libro.

Pues lo dicho, vivimos en un mundo material, pero, qué le vamos a hacer, yo hoy soy feliz.